El control de calidad en los alimentos

Para que un alimento llegue en las mejores condiciones al consumidor final, debe pasar por un control de calidad. En él intervienen una serie de parámetros tecnológicos, físicos, químicos, microbiológicos, nutricionales y sensoriales. El distribuidor de alimentación en Málaga tiene en cuenta estos aspectos y se vuelca de lleno con el proceso de calidad de todos sus productos.

¿Por qué es tan importante?

El control de calidad es un procedimiento indispensable, ya que está enfocado a asegurar la calidad del producto antes de que esté terminado. Solo tras superar este proceso, el producto podrá pasar al distribuidor de alimentación para su venta y su consumo.

Cualquier producción alimentaria dependerá de la posterior aprobación y cumplimiento de unos estándares mínimos de calidad estipulados por la ley para que pueda llegar a ser consumida. Del control de calidad, en definitiva, dependen pues todos los alimentos que llegan a los restaurantes y nuestras casas.

Es por eso que el control de la calidad es un proceso de obligado cumplimiento. El objetivo final del mismo es proteger al consumidor y garantizar que todos los alimentos cumplen con la normativa vigente en materia de sanidad y seguridad.

Cada producto tiene sus estándares y sus especificaciones de calidad. Un control de este tipo es lo que diferencia dos productos similares y lo que garantiza al cliente de que pueda ser consumido o no. El distribuidor de alimentación en Málaga asegura que todos sus productos de alimentación han pasado por los más estrictos controles de calidad.